COENZIMAS Q10

La coenzima Q10 es un buen aliado en los problemas cardiacos (angina de pecho, infartos, etc.) ya que es uno de los nutrientes principales del tejido cardiaco, favorece la oxigenación y combate los radicales libres.
La coenzima Q10 fortalece el sistema inmune ya que incrementa la capacidad fisiológica de utilización de oxígeno sobre todo ante situaciones de estrés y eso favorece la función de las células del sistema inmunológico. Esto es muy importante también para fortalecer las defensas en pacientes con cáncer
Es útil en procesos alérgicos ya que, la coenzima Q10, a algunas personas, les sirve de antihistamínico natural.
Mejora el tono vital ya que interviene directamente en la elaboración de la energía. Además mejora la tolerancia al ejercicio físico tanto en deportistas como en personas sedentarias.

Category: .

Description

Sistema Cardiovascular
COENZIMAS Q10

 

La coenzima Q10 (también conocida como ubiquinona, ubidecarenona, coenzima Q), es una benzoquinona liposoluble presente en la mayoría de las células eucarióticas, principalmente en las mitocondrias. Es un componente de la cadena de transporte de electrones y participa en la respiración celular aeróbica, generando energía en forma de ATP. (El 95% de la energía del cuerpo humano se genera de esta manera). Por lo tanto, los órganos con un requerimiento más alto de energía (como el corazón y el hígado) son los que tienen concentraciones más elevadas de coenzima Q10.

Propiedades de la coenzima Q10

La coenzima Q10 es un buen aliado en los problemas cardiacos (angina de pecho, infartos, etc.) ya que es uno de los nutrientes principales del tejido cardiaco, favorece la oxigenación y combate los radicales libres.
La coenzima Q10 fortalece el sistema inmune ya que incrementa la capacidad fisiológica de utilización de oxígeno sobre todo ante situaciones de estrés y eso favorece la función de las células del sistema inmunológico. Esto es muy importante también para fortalecer las defensas en pacientes con cáncer
Es útil en procesos alérgicos ya que, la coenzima Q10, a algunas personas, les sirve de antihistamínico natural.
Mejora el tono vital ya que interviene directamente en la elaboración de la energía. Además mejora la tolerancia al ejercicio físico tanto en deportistas como en personas sedentarias.
Coadyuvante en resolución de enfermedades periodontales (especialmente las encías que sangran abundantemente)
Puede ayudarnos a reducir el peso de manera natural.
Incrementa la longevidad enlenteciendo el proceso del envejecimiento. Eso es debido a su poder antioxidante
Su acción antioxidante es similar a la de la vitamina E y K.
La suplementación con coenzima Q10 puede mejorar la calidad de vida de los pacientes con distrofia muscular
Otras alteraciones de la salud que pueden beneficiarse de la administración de suplementos de coenzima Q10 son: alteraciones musculares, esclerosis múltiple, enfermedad de Alzheimer, lupus, esquizofrenia, dolor, fatiga e intolerancia al ejercicio físico.

En 1961, los científicos vieron que las personas con cáncer tenían poca CoQ10 en la sangre. Se encontraron bajos niveles en la sangre de CoQ10 en personas con mieloma, linfoma, y cánceres de mama, pulmón, próstata, páncreas, colon, riñón, y de cabeza y cuello. Algunas investigaciones Han sugerido que la CoQ10 ayuda al sistema inmunológico y puede ser útil como un tratamiento secundario para el cáncer.CoQ10 contiene doxorrubicina, una sustancia antitumoral. Tres estudios examinaron el uso de CoQ10 junto con el tratamiento convencional para el cáncer. Los tres estudios contenían un total de 41 mujeres con cáncer de mama. En cada estudio, las mujeres mejoraron
En las siguientes patologías, el consumo de Coenzima Q10 como coadyuvante del tratamiento de base, Ha mostrado mejoría significativa en la prevención, control y bienestar general de:

La insuficiencia cardiaca congestiva (ICC).
El riesgo de tener problemas adicionales al corazón en las personas que Han tenido un reciente ataque al corazón (infarto del miocardio, IM).
Las complicaciones de los vasos sanguíneos producidos por cirugía de bypass (desviación) coronaria.
La presión arterial, porque baja la presión arterial sistólica, cuando es muy alto (hipertensión sistólica aislada).
Los dolores de cabeza de migraña.
La enfermedad de Parkinson.
El VIH/SIDA, al mejorar el sistema inmunológico de los pacientes seropositivos.
La distrofia muscular, una enfermedad hereditaria que involucra pérdida muscular.
La diabetes, al mejorar el control del azúcar en la sangre.
El cáncer de mamas.
La infertilidad masculina.
El dolor de pecho (angina).
Alteraciones cardiacas llamadas cardiomiopatías hipertróficas.
La fatiga.
La enfermedad de Lyme.

Contraindicaciones y precauciones: La Coenzima Q10 es PROBABLEMENTE SEGURA para la mayoría de los adultos cuando se toma por vía oral.

Advertencias y precauciones especiales:
Warfarina (Coumadin): La warfarina (Coumadin) se usa para retardar la coagulación sanguínea mientras que la coenzima Q-10 podría acelerar la coagulación sanguínea. Al ayudar a la coagulación de la sangre, la coenzima Q-10 podría disminuir la eficacia de la warfarina (Coumadin) y aumentar el riesgo de producir coágulos que pueden ser peligrosos.

Dosificación: La siguiente dosis se Ha estudiado en investigaciones científicas:

Para enfermedades mitocondriales (encefalomiopatias mitocondriales): 150-160 mg, o 2 mg/kg/día. En algunos casos, la dosis puede ser aumentada gradualmente Hasta 300 mg por día.
Para la insuficiencia cardiaca en adultos: 100 mg al día divididos en 2 o 3 dosis.
Para disminuir el riesgo de eventos cardiacos futuros en aquellos pacientes con un reciente infarto del miocardio: 120 mg diarios divididos en 2 dosis.
Para la presión arterial alta: 120-200 mg al día divididos en 2 dosis.
Para la hipertensión sistólica aislada: 60 mg dos veces al día.
Para la prevención de dolores de cabeza de migraña: 100 mg tres veces al día. Una dosis de 1-3 mg/kg también se Ha usado en los pacientes pediátricos y adolescentes.
Para la enfermedad de Parkinson: 300 mg a 600 mg, por día divididos en 2 o 3 dosis.
Para VIH/SIDA: 200 mg por día.
Para la infertilidad masculina: 200-300 mg al día.
Para la distrofia muscular: 100 mg por día.